Acerca del Argán

Argania spinosa, (sinónimo A. sideroxylon Roem. & Schult.) es una especie de planta de flores perteneciente a la familia Sapotaceae, siendo endémica de los semidesiertos calcáreos del suroeste de Marruecos, el norte del Sáhara Occidental (en las cercanías de El Aaiún y Smara), la provincia de Tindouf, en el oeste de Argelia y también en parte de Andalucía. Es la única especie del género Argania y recibe en español el nombre indistinto de argán.


Nuestras plantas de Argán son germinadas, criadas y adaptadas a nuestro clima de -2 a los 48 grados. Desde el año 2013 están fructificando por nuestra geografía, estos árboles no son exigentes en el terreno y con poca necesidad de humedad.

Muy parecido al Olivo en sus condiciones y sus necesidades, su semilla produce un aceite para usos alimentarios, cosméticos y es el aceite más caro del mundo.


Descripción

El argán crece hasta los 8-10 metros de altura y vive unos 150-200 años. Es espinoso con el tronco rugoso. Tiene pequeñas hojas de 2-4 cm de longitud., ovales con el ápice redondeado. Las flores son pequeñas, con cinco pétalos amarillo-verdosos; florece en abril. El fruto es de 2-4 cm de longitud y 1.5-3 cm de ancho, con piel espesa y gruesa que rodea la cáscara amarga con dulce olor; ésta rodea a los frutos que contienen 2-3 semillas que son ricas en aceite. El fruto tarda un año en madurar hasta junio-julio del siguiente año.

La superficie de los bosques de Argania ha menguado en un 50 % en los últimos 100 años, debido a su utilización como combustible, el pastoreo y el cultivo intensivo. Su mejor protección para su conservación podría encontrarse en el reciente desarrollo de la producción de aceite de argán para su exportación como un producto de alto valor comercial.

En 1998, la Unesco declaró Reserva de la Biosfera Arganeraie de 2.568.780 hectáreas al suroeste de Marruecos en las que crece el argán. En el corazón de esta reserva se encuentra el Parque Nacional de Souss-Massa.


Propiedades y beneficios de la cosmética:

El aceite de argán es rico en ingredientes naturales que desempeñan un papel en la renovación y regeneración celular .En la farmacopea tradicional marroquí, el aceite de argán se adopta para los tratamientos corporales para combatir los estragos de la edad y el clima: funciona perfectamente en las arrugas y sequedad de la piel, reduce las huellas visibles dejadas por granos de acné, secuelas de la varicela, y otras lesiones de la piel o irritaciones de dichas marcas de estriamiento. Es extraordinario en los casos de: Quemaduras y grietas, eccemas, psoriasis o cualquier alteración que guarde relación con la piel. También se utiliza para el cuidado del cuero cabelludo: El aceite de argán devuelve el brillo al cabello iluminándolo de nuevo a través de su alta capacidad nutricional y fortalece las uñas quebradizas. Por último, el aceite de argán alivia el dolor en las articulaciones y es muy popular para masajes corporales.] Además, se está estudiando su efecto contra la obesidad, los trastornos cardiovasculares, la oxidación celular y el cáncer, de momento con resultados positivos.


Composición del Aceite de Argán:

Ácido linoleico (poliinsaturado): 35%

Ácido oleico (monoinsaturado): 45%

Tocoferoles: 62 mg / 100 g

Polifenoles: 5,6 mg / 100 g

Caroteno: 300 mg / 100 g

Esteroles: 160 mg / 100 g

Terpeno alcoholes: 150 mg / 100 g